La Vía Láctea fotografiada desde el Observatorio La Silla (Chile)

En esta imagen se muestra el camino hacia el Observatorio La Silla de ESO, en el desierto chileno de Atacama. Pequeñas bombillas amarillas iluminan la carretera a intervalos regulares; está prohibido utilizar faros en estas carreteras entre el anochecer y el amanecer, ya que incluso las luces tenues pueden interferir significativamente con las observaciones del telescopio. Esta zona disfruta de algunos de los cielos nocturnos más oscuros de la Tierra.

La oscuridad, la gran altitud y el aire seco resultante en La Silla lo convierten en un lugar excepcional para la astronomía. En primer plano de esta imagen, vemos al telescopio danés de 1,54 metros realizando sus observaciones nocturnas. Sus instrumentos han permitido a los astrónomos lograr varias primicias. En 2005, por ejemplo, los astrónomos observaron los resplandores de brotes de rayos gamma cortos y mostraron que, probablemente, provengan de la impresionante colisión de dos estrellas de neutrones, mientras que en 2006 el telescopio formó parte de una red global de telescopios que descubrió un exoplaneta solo cinco veces más masivo que la Tierra..

Sobre el observatorio, una serie de objetos interesantes pueblan el cielo. A la izquierda, casi oculto detrás del telescopio, está el débil resplandor verde del Cometa 252P/LINEAR y, por encima, en las nubes brillantes de la Vía Láctea, vemos cómo se curva la cola de Escorpio, manteniendo cerca la compañía de Marte y Saturno. Por encima de la banda galáctica brillante refulgen dos estrellas, los intrigantes sistemas de triple estrella Alfa y Beta Centauri, y en la parte superior derecha de la imagen está el icónico diamante de la Cruz del Sur.

Crédito: ESO/P. Horálek

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.