El impresionante cúmulo galáctico de la constelación de Fornax

84309112044911-3

Esta nueva imagen obtenida por el telescopio de rastreo del VLT (VST), instalado en el observatorio Paranal de ESO, en Chile, capta una espectacular concentración de galaxias, conocida como el cúmulo de Fornax, situada en la constelación meridional de Fornax (el horno). El cúmulo alberga una colección de galaxias de todas las formas y tamaños, algunas de las cuales esconden secretos.

Al parecer, las galaxias son animales sociables y les gusta reunirse en grandes grupos, conocidos como cúmulos. En realidad, lo que mantiene unidas a las galaxias en un cúmulo, formando una sola entidad, es la gravedad, la que presentan tanto las grandes cantidades de materia oscura como la de las propias galaxias que podemos ver. Los cúmulos pueden contener entre 100 y 1.000 galaxias y puede alcanzar un tamaño de entre 5 y 30 millones de años luz.

Los cúmulos de galaxias no tienen formas bien definidas, por lo que es difícil determinar exactamente dónde empiezan y dónde terminan. Sin embargo, los astrónomos han estimado que el centro del cúmulo de Fornax está a 65 millones de años luz de la Tierra. Lo que se sabe con mayor exactitud es que contiene casi sesenta grandes galaxias y un número similar de pequeñas galaxias enanas. Los cúmulos de galaxias como éste son comunes en el universo e ilustran la poderosa influencia de la gravedad a grandes distancias, uniendo enormes masas de galaxias individuales en una misma región.

En el centro de este particular cúmulo, en medio de las tres brillantes burbujas difusas  en el lado izquierdo de la imagen, está lo que se conoce como una galaxia cD: un caníbal galáctico. Las galaxias cD como esta, llamada NGC 1399, se parecen a las galaxias elípticas pero son más grandes y tienen una envoltura extendida y débil. Esto se debe a que han crecido “comiéndose” a pequeñas galaxias empujadas por la gravedad hacia el centro del cúmulo.

De hecho, si miramos con la suficiente atención, hay evidencia que este proceso está ocurriendo ante nuestros ojos. Utilizando datos del VST de ESO, un trabajo reciente de un equipo de astrónomos dirigido por Enrichetta Iodice (INAF-Observatorio de Capodimonte, Nápoles, Italia), ha revelado la existencia de un puente muy débil de luz entre NGC 1399 y la galaxia más pequeña que está a su derecha, NGC 1387. Este puente, que no ha sido visto antes (y que es demasiado débil para poder verlo en esta imagen), es un poco más azul que estas galaxias, lo que indica que está formado por estrellas creadas a partir del gas “robado” a NGC 1387 por la atracción gravitatoria de NGC 1399. A pesar de que hay pocas pruebas para confirmar interacciones que estén teniendo lugar en la totalidad del cúmulo de Fornax, parece que, al menos, NGC 1399 aún se alimenta de sus vecinas.

Hacia la parte inferior derecha de esta imagen, vemos la gran galaxia espiral barrada NGC 1365. Este es un ejemplo sorprendente de este tipo de galaxias, con la prominente barra atravesando el núcleo central y los brazos espirales emergiendo de los extremos de la barra. De acuerdo con la naturaleza de los cúmulos de galaxias, NGC 1365 es más de lo que parece. Está clasificada como una galaxia Seyfert, con un brillante núcleo galáctico activo que también contiene un agujero negro supermasivo en su centro.

Fuente: http://www.eso.org/public/

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.