Una impresionante colisión galáctica en la constelación de la Osa Mayor

NGC 5256. Crédito: NASA / ESA / Hubble

Esta imagen muestra un objeto conocido como NGC 5256, el cual se ubica a 350 millones de años luz de distancia en la constelación de la Osa Mayor. La estructura caótica de este objeto se debe a que está compuesto por dos enormes galaxias que han colisionado, y se encuentran en las últimas etapas del proceso de fusión.

En el centro se pueden ver los núcleos brillantes de cada galaxia, rodeados por el gas, polvo y estrellas de las galaxias originales. La distancia que separa a los dos núcleos es de tan solo 13.000 años luz. La súbita acumulación de gas y polvo está creando nuevas regiones formadoras de estrellas a lo largo y ancho de NGC 5256.

Cada núcleo galáctico en NGC 5256 contiene un agujero negro supermasivo. Observaciones hechas por el Observatorio Chandra de rayos X de la NASA muestran que los dos núcleos han incrementado su temperatura, debido al impacto producido por nubes de gas que colisionan a grandes velocidades.

Este tipo de colisiones galácticas eran más frecuentes en el Universo primitivo. Actualmente la mayoría de las galaxias muestran vestigios de colisiones pasadas, o de encuentros cercanos con otras galaxias. La Vía Láctea tiene una larga historia de interacciones: contiene los restos de muchas galaxias pequeñas que ha absorbido con el paso del tiempo; actualmente está devorando una galaxia enana; y dentro de 2.000 millones de años colisionará con la Galaxia de Andrómeda.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *