Un joven sistema estelar a 380 años luz de distancia de la Tierra


En esta imagen podemos ver el disco de polvo que rodea a la joven estrella aislada HD 169142. El conjunto de antenas ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) ha captado este disco en alta resolución tras recoger las débiles señales procedentes de los granos de polvo de tamaño milimétrico que lo componen. Los marcados anillos son gruesas bandas de polvo, separadas por profundas brechas.

Optimizado para estudiar el gas y el polvo fríos de sistemas como HD 169142, los agudos ojos de ALMA han revelado la estructura de muchos sistemas solares infantiles con cavidades y huecos similares. Se han propuesto varias teorías para explicarlos —pueden ser turbulencias causadas por inestabilidad magneto-rotacional, o la fusión de los granos de polvo— pero la explicación más plausible es que estos pronunciados huecos han sido “labrados” por protoplanetas gigantes.

Cuando se forman sistemas solares, el gas y el polvo se aglutinan formando planetas. Entonces estos planetas “limpian” sus órbitas de forma eficiente, despejándolas del gas y el polvo y acumulando el material restante en bandas bien definidas. Las profundas brechas vistas en esta imagen son consistentes con la presencia de varios protoplanetas, un hallazgo que concuerda con otros estudios ópticos e infrarrojos del mismo sistema.

Observar este tipo de polvorientos discos protoplanetarios con ALMA permite a los científicos investigar los primeros pasos de formación planetaria en un intento por develar los caminos evolutivos de estos sistemas tan jóvenes.

Fuente: http://www.eso.org/public/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *