NGC 362: un cúmulo globular rebosante de juventud

  Globular clusters offer some of the most spectacular sights in the night sky. These ornate spheres contain hundreds of thousands of stars, and reside in the outskirts of galaxies. The Milky Way contains over 150 such clusters — and the one shown in this NASA/ESA Hubble Space Telescope image, named NGC 362, is one of the more unusual ones. As stars make their way through life they fuse elements together in their cores, creating heavier and heavier elements — known in astronomy as metals — in the process. When these stars die, they flood their surroundings with the material they have formed during their lifetimes, enriching the interstellar medium with metals. Stars that form later therefore contain higher proportions of metals than their older relatives. By studying the different elements present within individual stars in NGC 362, astronomers discovered that the cluster boasts a surprisingly high metal content, indicating that it is younger than expected. Although most globular clusters are much older than the majority of stars in their host galaxy, NGC 362 bucks the trend, with an age lying between 10 and 11 billion years old. For reference, the age of the Milky Way is estimated to be above 13 billion years. This image, in which you can view NGC 362’s individual stars, was taken by Hubble’s Advanced Camera for Surveys (ACS).

Los cúmulos globulares se encuentran entre los objetos más espectaculares que se pueden apreciar en el cielo nocturno. Estas esferas contienen cientos de miles de estrellas y residen en las regiones externas de las galaxias. Las Vía Láctea contiene más de 150 cúmulos globulares. En esta imagen, tomada por el Telescopio Espacial Hubble, se puede ver al cúmulo globular NGC 362.

A lo largo de sus vidas, las estrellas fusionan elementos en sus núcleos, creando otros elementos más pesados, conocidos en la astronomía como metales. Cuando estas estrellas mueren, inundan las cercanías con el material que han formado en el transcurso de sus vidas, enriqueciendo el entorno interestelar con metales. Como resultado, las estrellas que se forman posteriormente contienen una mayor cantidad de metales que las estrellas más viejas.

Al estudiar los diferentes elementos presentes individualmente en las estrellas que componen a NGC 362, los astrónomos han descubierto que el cúmulo está plagado de estrellas con un alto contenido de metales, lo que indica que son más jóvenes de lo que se esperaba. La mayoría de los cúmulos globulares son más viejos que las estrellas que habitan en otras zonas de la galaxia, NGC 632 tiene una edad estimada entre los 10.000 y los 11.000 millones de años. La Vía Láctea tiene una edad que supera los 13.000 millones de años.

Crédito: NASA / ESA / Hubble

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *