Los brazos espirales de un disco protoplanetario

84229102324301

En esta imagen, captada con ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), vemos un disco protoplanetario alrededor de la estrella joven Elias 2-27, a unos 450 años luz de distancia. ALMA ha descubierto y observado un montón de discos protoplanetarios, pero este disco es especial, ya que muestra dos brazos espirales distintos, casi como una versión pequeña de una galaxia espiral.

Los astrónomos ya habían detectado previamente formas espirales en las superficies de los discos protoplanetarios, pero no se sabía si estos mismos patrones espirales también se daban en las profundidades del disco donde tiene lugar la formación del planeta. Por primera vez, ALMA ha sido capaz de mirar en las profundidades de la zona media del disco y ha descubierto la firma dejada por ondas de densidad espirales.

Más cerca de la estrella, ALMA encontró un disco plano de polvo que se extiende a una distancia equivalente, aproximadamente, a la órbita de Neptuno en nuestro propio Sistema Solar. Más allá de ese punto, en la región análoga a nuestro Cinturón de Kuiper, ALMA detectó una banda estrecha con mucho menos polvo, lo cual puede estar indicando la formación de un planeta. Los dos brazos espirales nacen del borde exterior de este hueco y se alejan de su estrella anfitriona, alcanzando más de 10.000 millones de kilómetros. El descubrimiento de las ondas espirales a estas distancias tan extremas puede tener implicaciones en la teoría de formación planetaria.

Fuente: http://www.eso.org/public/

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *