La lluvia de meteoros de las Perseidas alcanzará su máxima actividad esta noche

Perseidas captadas el 12 de agosto de 2016, desde el lago Svitiaz en Ucrania. Crédito: Ihor Khomych

Las Perseidas es una lluvia de meteoros provocada por los remanentes del Cometa 109P/Swift-Tuttle. Está activa entre el 17 de julio y el 24 de agosto, alcanzando su máxima activad este 2018 entre la noche del 12 y madrugada del 13 de agosto. Durante el periodo de máxima actividad se esperan entre 50 y 100 meteoros por hora. Este año, las condiciones de observación serán muy favorables debido a la ausencia de la Luna que se encontrará en el segundo día de la fase creciente.

El mejor momento para observar a las Perseidas será durante la madrugada del 13 de agosto (independientemente de la ubicación), cuando el radiante se haya elevado lo suficiente sobre el horizonte. El radiante de la lluvia se ubica en la constelación de Perseo, en dirección Noreste.

Ubicación del radiante de las Perseidas la madrugada del 13 de agosto de 2018, a las 04:00 horas.

En el Hemisferio Sur, el radiante siempre se mantendrá cerca del horizonte en dirección Norte, por lo que la cantidad de meteoros visibles será menor en comparación con el Hemisferio Norte, pero el número de meteoros visibles por hora seguirá siendo importante.

Las perseidas son conocidas por producir bólidos. Los bólidos son grandes explosiones de luz que persisten por más tiempo en comparación con la estela que deja un meteoro común. Esto se debe al hecho de que los bólidos se originan de partículas de gran tamaño que provienen del material dejado por el cometa. Los bólidos son más brillantes (al menos -3,0 en magnitud) que los meteoros comunes.

Al Cometa 109P/Swift-Tuttle le toma 133 años en completar una órbita alrededor del Sol, fue descubierto en 1862 por Lewis Swift y Horace Tuttle; la última ocasión que visitó el interior del Sistema Solar fue en el año de 1992. Este cometa tiene un núcleo de 26 kilómetros de diámetro, más del doble del tamaño del objeto que se piensa que extinguió a los dinosaurios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *