El VLT obtiene nuevas imágenes del asteroide Vesta

El Cinturón de Asteroides está situado entre las órbitas de Marte y Júpiter, y está compuesto por cuerpos rocosos y escombros. A pesar de su naturaleza fragmentada, la masa total contenida dentro del cinturón es considerable: ¡aproximadamente el cuatro por ciento de la masa de la Luna! La mayor parte de esta masa está contenida en dos cuerpos destacados: Ceres, un planeta enano que, se estima, puede constituir un tercio de la masa del cinturón, y el asteroide Vesta, que tiene alrededor del nueve por ciento.

Vesta fue observada recientemente por el instrumento SPHERE/ZIMPOL, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO: la imagen de SPHERE se muestra a la izquierda y ha sido producida utilizando el algoritmo MISTRAL; a la derecha, con el fin de compararla, vemos una imagen sintética derivada de datos obtenidos con instrumentos en el espacio. SPHERE, (Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch instrument, instrumento de espectropolarimetría por alto contraste para el estudio de exoplanetas), es un potente buscador de planetas, además de un instrumento de imagen directa. ZIMPOL es uno de sus subsistemas: una cámara especializada perfectamente adaptada para obtener imágenes muy nítidas de objetos pequeños (como Vesta).

La imagen sintética fue generada usando una herramienta desarrollada para misiones espaciales llamadas OASIS. Factores como la reflectancia de la superficie de Vesta y las condiciones geométricas de las observaciones del VLT/SPHERE fueron tenidos en cuenta por OASIS, que utilizó un modelo 3D de la forma de Vesta basado en imágenes de la sonda espacial Dawn de la NASA (que completó un estudio de 14 meses de Vesta entre 2011 y 2012).

Dadas la separación entre la Tierra y Vesta y el pequeño tamaño del asteroide (se encuentra a dos veces la distancia entre la Tierra y el Sol y tiene un diámetro promedio de sólo 525 kilómetros), la imagen de Vesta obtenida por SPHERE es impresionante. Muestra las principales características de Vesta: la cuenca de impacto gigante en su polo sur y la montaña en la parte inferior derecha. Se trata del pico central de la cuenca de Rheasilvia, y tiene unos 22 kilómetros de alto (más de dos veces la altura de la montaña más alta de la Tierra, Mauna Kea, que se eleva aproximadamente a 10 kilómetros de la cuenca del fondo del océano Pacífico, y es casi tan alta como el titánico volcán marciano Monte Olimpo.

Crédito: ESO/L. Jorda et al., P. Vernazza et al.
Fuente: http://www.eso.org/public/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *