Astrónomos generan el primer mapa térmico de la luna Europa

Europa, la helada luna de Júpiter, tiene una superficie llena de grietas y surcos que delatan una actividad geológica de larga data.

Las cuatro imágenes de Europa obtenidas recientemente por el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) permitió a los astrónomos generar el primer mapa térmico completo de este frío satélite. Las nuevas imágenes tienen una resolución de aproximadamente 200 kilómetros, suficiente para estudiar la relación entre las variaciones térmicas de la superficie y los principales accidentes geológicos del astro.

Los investigadores compararon las nuevas observaciones de Europa realizadas con ALMA con un modelo térmico basado en observaciones de la sonda espacial Galileo. De esa forma, pudieron estudiar los cambios de temperatura y generar el primer mapa completo de las características térmicas de Europa. Los nuevos datos también revelaron un misterioso punto frío en el hemisferio norte del astro.

“Estas imágenes de ALMA son muy interesantes porque nos proporcionan el primer mapa completo de la emisión térmica de Europa”, celebra Samantha Trumbo, científica planetaria del Instituto de Tecnología de California y autora principal de un artículo publicado en The Astrophysical Journal. “Como Europa es un mundo oceánico con posible actividad geológica, las temperaturas de su superficie revisten un gran interés, porque podrían ayudar a determinar los lugares y extensiones de dicha actividad”.

Los datos recabados constituyen indicios sólidos de que, bajo su fina capa de hielo, Europa tiene un océano salado que reposa sobre un núcleo rocoso. Europa también tiene una superficie relativamente joven, de apenas unos 20 a 180 millones de años, lo cual significa que todavía hay procesos térmicos o geológicos desconocidos operando.

A diferencia de los telescopios ópticos, que solo pueden detectar la luz solar reflejada por los cuerpos planetarios, los telescopios como ALMA captan el “brillo” térmico emitido naturalmente incluso por los objetos más fríos de nuestro Sistema Solar, como los cometas, asteroides y lunas. La temperatura superficial de Europa nunca supera los 160 grados Celsius negativos.

“El estudio de las características térmicas de Europa nos brinda un medio único para entender su superficie”, afirma Bryan Butler, astrónomo del Observatorio Radioastronómico Nacional de Estados Unidos, en Socorro (Nuevo México), y coautor del artículo.

Fuente: ALMA https://www.almaobservatory.org/

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *