Astrónomos descubren los vestigios de una antigua colisión entre la Vía Láctea y una galaxia enana

Concepción artística de la Vía Láctea. Crédito: NASA

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto vestigios de una antigua y dramática colisión entre la Vía Láctea y una galaxia enana, conocida como la “Galaxia Salchicha”. El impacto alteró la estructura de nuestra galaxia, afectando principalmente el núcleo y el halo exterior.

Los astrónomos estiman que la colisión se produjo hace 10.000 millones de años aproximadamente. La galaxia enana no sobrevivió al encuentro y sus restos se encuentran esparcidos en diferentes regiones. Entre los restos se encuentran miles de estrellas con órbitas excéntricas alrededor del núcleo de la Vía Láctea.

El descubrimiento se realizó con datos aportados por el satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea, los cuales le permitieron a los astrónomos conocer la posición y trayectoria de muchas de las estrellas que pertenecieron a la galaxia enana. Las trayectorias alargadas y estrechas de dichas estrellas ayudaron a que la galaxia enana fuese apodada como la Galaxia Salchicha.

Se ha calculado que la Galaxia Salchicha tenía una masa de alrededor de 10.000 millones de masas solares, entre estrellas, gas, polvo y materia oscura. Después del impacto, toda esa masa ayudó a que el disco de la Vía Láctea aumentara su grosor. También provocó un incremento en la producción de estrellas debido a la transferencia de gas.

Se piensa que al menos 8 de los más de 150 cúmulos globulares de la Vía Láctea pertenecieron originalmente a la Galaxia Salchicha. Entre ellos se encuentra NGC 2808, un cúmulo de más de un millón de estrellas, que los científicos piensan fue alguna vez el núcleo de la extinta galaxia enana.

Fuente: https://www.simonsfoundation.org

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *